Mesa redonda sobre Innovación

Gestión de Éxito basada en la Innovación

La apuesta por la diferenciación del producto, la especialización, los valores de la firma, la diversificación geográfica y la creatividad, algunas de las principales estrategias de crecimiento empresarial.

Representantes de reconocidas empresas, tanto de sectores emergentes como tradicionales,  expusieron sus modelos de éxito basados en la innovación en la gestión en el transcurso de la mesa redonda “Gestión de éxito basada en la Innovación”.

En esta mesa redonda participaron Antonio Navarro, adjunto a la presidencia de SILIKEN, José Antonio Gandía, presidente de Gandía Blasco, Juan Manuel Baixauli, Presidente del Club para la Innovación de la Comunidad Valenciana, y Marina Dolgopol, executive manager de LOEWE.

Un encuentro en el que se puso de manifiesto que  la innovación no es una cuestión de dinero, sino de la actitud de las personas y de su forma de plantear estrategias;  necesarias para el crecimiento empresarial y para adaptarse a los nuevos entornos del mercado. Asimismo, se instó a una actuación inmediata y con previsión para poder hacer frente a la actual coyuntura económica.

Antonio Navarro, adjunto a la presidencia de SILIKEN, dedicado al sector de las energías renovables, destacó la apuesta por la innovación para adaptarse a los nuevos retos del mercado.

Durante los primeros 7 años esta empresa creció anualmente a un ritmo del 300 por ciento pero con la llegada de la crisis la empresa tuvo que reinventarse con la salida al mercado exterior, entre otras acciones. Actualmente está entre las tres marcas con mayor rendimiento en el mercado.

En este sentido, Navarro señaló los pilares de las estrategias de innovación que tuvieron que adoptar entre las que destacó: la reducción de costes y la optimización de los procesos productivos para la mejora de la rentabilidad y la diversificación de su presencia geográfica (SILIKEN pasa de vender el 90% en España y enfoca sus ventas también  hacia otros países como Alemania, Francia, Italia, USA y otros con potencial fotovoltaico, instalándose en los países donde hay mercado).

También en SILIKEN se apuesta por la disminución en el riesgo de ventas por país, el aumento de venta de la instalación y la promoción enfocada en la rentabilidad, diferenciación de la marca,  la consecución de una mayor calidad de sus productos, así como la diversificación de sus productos y el refuerzo de su posicionamiento internacional que conlleve una rentabilidad empresarial.

Por su parte, Juan Manuel Baixauli expuso su modelo de éxito cuando estuvo al frente de Viajes Gheisa, que les permitió mantener un ritmo de crecimiento del 23 % durante 14 años llegando a los 40 millones de euros de facturación.

En este sentido, señaló la especialización como una de las principales estrategias por las que apostó Viajes Geisha. Innovaron con sus productos y servicios enfocados a satisfacer al cliente en sus tres principales necesidades: “ahorrar tiempo, dinero y tener seguridad”.

Desde Viajes Geisha se cambió el formato de negocio, ya no se apostó por locales comerciales que encarecían el producto, sino por la deslocalización. Además, también se cambió de modelo, convirtiendo a los agentes de viaje en asesores, y se abogó por  la máxima eficiencia con la eliminación de todos los costes que no fueran necesarios, además de por la apuesta por la tecnología  eficiente para responder a la demanda de los clientes.

Bauxauli señaló como estrategias de futuro la total orientación  de la empresa a lo que quiera el cliente. Así, explicó dos retos: ser capaces de orientar toda la organización a resolver las necesidades  del cliente aportándoles la mayor comodidad y anticiparse a las voluntades del cliente  antes de que se pronuncie y resolvérselo”

A juicio de Bauxauli en la actualidad nos enfrentamos a tres problemas: “la gran velocidad con la que se suceden las cosas, un entorno globalizado en el que todos competimos contra todos y la incapacidad para saber qué es lo que pasará en el futuro”. En esta línea apuntó la falta de formación existente para poder competir ante la actual coyuntura económica.

Por su parte, Antonio Gandia señaló que la innovación es la forma de creatividad  necesaria para el futuro de cualquier empresa. Una estrategia que, según ha remarcado, “nos salvó la vida hacia finales de los 80 y desde entonces sigue siendo la base de nuestra empresa”.

Gandia  abogó por la creación de productos singulares  que se diferencien de la competencia para poder salir a un mercado global y obtener la atención de los clientes que constantemente están recibiendo múltiples ofertas

A juicio de Gandia, “la creatividad tiene que estar en la cúpula de la gestión de cualquier empresa, al lado del presidente  o director general, que se asuma por todo el equipo de la compañía  porque es la herramienta que garantiza el futuro”

Marina Dolgopol, executive manager de LOEWE, reflejó su experiencia en firmas tan importantes como HERMES y LOEWE que han conseguido resistir a los cambios coyunturales.

Dolgopol centró su ponencia en la diferenciación entre marca, donde entra la innovación, y la  firma, donde entra el concepto de reinventarse.

Para Dolgopol, “la firma es la que produce un salto cualitativo y en este concepto se habla de emociones, tradición, historia, valores compartidos (principios  que van a orientar el comportamiento  de las personas que forman parte de esa firma), cultura compartida, misión y visión de  hacia dónde se va  y también la firma es cliente interno”

En cambio, “la marca está relacionada con el marketing, productos, gestiones lean, eficacia, estrategias, logística, KPI, presupuesto, distribución competitividad e innovación, entre otras”

Para Dolgopol, estas firmas resisten en el tiempo por “la innovación y la creatividad y teniendo en cuenta  los valores que hacen una firma y no sólo con los valores de una  marca. Lo que hace que una firma se diferencie del resto son la cultura de cada una de ellas, su marketing, su historia”.

Anuncios

A %d blogueros les gusta esto: